Petróleo, rentismo y subdesarrollo ¿una maldición sin solución?*

2006. Este artículo escrito en coautoría con Jürgen Schuldt, fue publicado en la Revista
Nueva Sociedad No. 204 de agosto.



 
 
“Esa es la paradoja eterna – los pobres viven en naciones que son ricas por la generosidad de la Naturaleza”
José Cecilio del Valle, 1830 (Citado por Reinert, 1996: 21)
 
“En una generación pasamos de cabalgar camellos a cabalgar Cadillacs. Esa es la manera como desperdiciamos dinero. Temo mucho que la próxima generación volverá a cabalgar sobre camellos”
Rey Faisal de Arabia Saudita

Aunque pueda causar sorpresa, la evidencia reciente y muchas experiencias históricas nos permiten afirmar que los países que se han especializado en la extracción y la exportación de recursos naturales, normalmente no han logrado desarrollarse. Sobre todo aquellos que disponen de una sustancial dotación de uno o unos pocos productos primarios parecen estar condenados al subdesarrollo, atrapados como están en una lógica perversa, conocida en la literatura especializada como “la paradoja de la abundancia” (Karl 1997). La profusión de recursos naturales de que disponen tiende, entre muchos otros procesos endógenos de carácter patológico que la acompañan, a distorsionar la estructura y la asignación de los recursos económicos del país, redistribuye regresivamente el ingreso nacional y concentra la riqueza en pocas manos, mientras se generaliza la pobreza, da paso a crisis económicas recurrentes, al tiempo que consolida mentalidades “rentistas”, profundiza la débil y escasa institucionalidad, alienta la corrupción y deteriora el medio ambiente.

Leer artículo completo en PDF: Petróleo, rentismo y subdesarrollo ¿una maldición sin solución?